El presidente de la Cámara defiende el MINER pero pide incorporar la experiencia para el éxito de los nuevos proyectos

“Ni el FITE ni el MINER han sido capaces de solucionar todos los problemas de la provincia de Teruel, de infraestructuras, empleo o población, pero han sido programas que han tenido impacto y han ayudado a que la situación sea mejor de lo que hubiera sido si no hubiéramos contado con estos instrumentos financieros tan potentes”. Con estas palabras ha comenzado el presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón, Alfonso Peña, su intervención ante la ponencia de las Cortes que, esta mañana, ha conocido y analizado el Informe de fiscalización de los Planes MINER en Aragón 2010-2017.

En opinión de Peña, el efecto limitado de estos programas se debe a que las causas que explican la situación de la provincia son complejas y, en todo caso, se ha mostrado partidario de mantener estos instrumentos financieros “para que Teruel tenga el desarrollo que le corresponde”.

No obstante, el presidente de la Cámara ha insistido en la necesidad de aprender de la gestión realizada con el fin de incorporar la experiencia para el éxito de los nuevos proyectos. En este sentido ha recordado que las conclusiones del Informe de fiscalización del MINER siguen vigentes puesto que en este momento aún están pendientes de ejecución los proyectos del programa 2013-2018 que debían estar terminados y, en muchos casos, aún no han comenzado.

Peña ha coincidido con el portavoz de Ciudadanos, José Luis Sanz, en la necesidad de que la reflexión sobre estos programas sirva para ponernos en situación ante la llegada de los fondos de recuperación de la UE frente al COVID. “Tenemos que hacer todo lo que este en nuestra mano para que cumplan con el objetivo de la recuperación”, ha señalado y ha insistido en poner en marcha todos los mecanismos de planificación y seguimiento necesarios.

En su intervención, Peña ha destacado el “efecto palanca” del plan MINER a la hora de movilizar la inversión de los operadores privados. De esta manera, a los 83 millones de dinero público destinados a proyectos empresariales se han sumado casi 600 de inversión privada, con lo que la inversión final del MINER en el periodo 2010-2017, incluida la destinada a infraestructuras, asciende a casi 1.000 millones de euros.

Por otro lado, el presidente de la Cámara ha señalado que hubiera sido preferible que las inversiones en carreteras realizadas con los fondos del MINER se hubieran hecho con los recursos propios de la comunidad autónoma con el fin de liberar los fondos del MINER para proyectos de desarrollo empresarial. En el periodo 2010-2017, el 10% de las inversiones en carreteras de todo Aragón y el 20% de las realizadas en la provincia de Teruel, se hicieron con cargo al MINER.

En su intervención, Alfonso Peña también ha dicho que en los primeros años del plan MINER, la planificación no fue la mejor y la mesa de la minería no tenía un procedimiento bien organizado para la priorización y selección de los proyectos.

Por su parte, la consejera de la Cámara, Rosa Montolío, ha manifestado que las infraestructuras ejecutadas con cargo a los fondos MINER han permitido mejorar la calidad de vida de las personas de la zona, a pesar de las deficiencias señaladas en el informe de fiscalización relacionadas con la falta de seguimiento y evaluación de los proyectos. Igualmente, ha destacado que el MINER ha contribuido a la creación de empleo, 2.012 puestos de trabajo en el periodo fiscalizado, en sectores alternativos a la minería.