Alfonso Peña destaca el carácter pionero de la Universidad de Zaragoza en el desarrollo de un sistema de contabilidad de costes

Imagen: Cortes de Aragón

El presidente de la Cámara de cuentas de Aragón, Alfonso Peña, ha destacado esta mañana, en las Cortes de Aragón, que la Universidad de Zaragoza tiene una posición de pionera en el desarrollo de la contabilidad analítica, que permite fijar los precios de las titulaciones a partir de los costes. “Solo dos universidades públicas españolas, Santiago de Compostela y Zaragoza, han desarrollado de una manera completa y suficiente este modelo”, ha indicado. Asimismo, Peña también ha valorado positivamente que la Universidad haya desarrollado la herramienta con medios propios, si bien ha recomendado que se amplíen los recursos actualmente dedicados a ello. En ese sentido, el presidente de la Cámara de Cuentas ha explicado que en la estructura de la Universidad hay una única persona en la gerencia dedicada a esa tarea que, no obstante, cuenta con el apoyo de varios grupos de trabajo de primer nivel que dan soporte al proyecto. “Merece la pena seguir apoyándolo con más recursos, especialmente, en el ámbito informático para avanzar en la interconexión de los sistemas de la contabilidad patrimonial y de costes, con el fin de evitar operaciones manuales que entrañan mayor riesgo de error”, ha dicho.

Peña ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la comparecencia ante la Ponencia de relaciones con la Cámara de Cuentas  con motivo de la presentación del Informe de fiscalización titulado “Nivel de implantación de la contabilidad analítica en la Universidad de Zaragoza”,  realizado en coordinación con el Tribunal de Cuentas y los Órganos de Control Externo de las Comunidades Autónomas.

El presidente de la Cámara ha insistido en que la contabilidad analítica en la gestión universitaria es clave para tomar decisiones sobre el precio de los estudios, su financiación y cuánto deben pagar los estudiantes en la matrícula y ha señalado su potencial para comparar costes entre universidades aunque, en este momento, el hecho de que la inmensa mayoría no haya terminado de desarrollar esta herramienta limita lo estudios comparativos.

La Universidad de Zaragoza publica sus informes de contabilidad analítica desde el curso 2007/2008. El informe de la Cámara de Cuentas resume mediante gráficos la evolución de los costes de las titulaciones, de grado y de máster, por rama de conocimiento y por provincia. De la información recogida, se desprende que el coste total de los estudios de grado, incluida la investigación no financiada, ha pasado de 194,5 millones de euros en el curso 2007/08, a 183,1 millones en el curso 2017/18, un descenso paralelo al del número de estudiantes, que se ha visto reducido en 2.593 alumnos, al pasar de 27.474 a 24.881. Respecto a los estudios de máster, el coste total se ha triplicado pasando de 6,3 millones a 18,5, en línea con la evolución al alza del número de alumnos matriculados, que ha pasado de 568 en 2007/08 a 2.341 en 2017/18, como consecuencia de la implantación del Plan Bolonia.

En relación con el coste medio de los estudios de grado, en el curso 2017/18, ascendió a 7.358 euros por alumno, de los cuales, el estudiante aportó de media 1.110 euros, el 15,1%. Las carreras de ciencias sociales costaron de media 5.582 euros por alumno, mientras los estudios científicos tuvieron un coste medio de 11.195 euros, por estudiante. La aportación del alumno fue del 17,4% en el primer caso y del 11,5%, en el segundo.

En ese mismo curso, los estudios de máster costaron una media por alumno de 7.892 euros, de los cuales, el estudiante pagó el 17,2% (1.358 euros). El máster más caro fue el Máster Universitario en Física y Tecnologías Físicas que costó 30.300 euros por alumno, de los que el estudiante pagó el 5,4%; el más económico, fue el Máster Universitario en Estudios Avanzados sobre el Lenguaje, la Comunicación y sus Patologías con un coste de 2.811 euros y una aportación del estudiante del 67,8%.

En su informe, la Cámara de Cuentas analiza también el marco financiero de la Universidad de Zaragoza y las ayudas al estudio universitario.

El informe señala que la Universidad cuenta con un marco de financiación estable para el periodo 2016-2020 que incluye el compromiso del Gobierno de Aragón de aportar una financiación básica que cubra el 85% del coste de la docencia (entre 150 y 160 millones de euros anuales), así como otras aportaciones para el fomento de la investigación (8,5 millones anuales), la inversión en infraestructuras (2,5 millones anuales y 24 millones para la rehabilitación de la Facultad de Filosofía) y la amortización del endeudamiento (13,8 millones de euros).

Finalmente, los auditores analizan el coste para Aragón de los alumnos procedentes de otras comunidades autónomas, que representan el 15% del alumnado y asciende a 29 millones de euros, una vez deducidos los ingresos de la matrícula. La Cámara de Cuentas propone establecer un sistema de compensación entre universidades para que cada comunidad autónoma asuma el coste de los servicios universitarios prestados a sus estudiantes desplazados.