Alfonso Peña insta a los grupos parlamentarios a proponer sin demora el refuerzo de la Unidad de Control Interno de la Universidad de Zaragoza

Imagen: Cortes de Aragón

El presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón, Alfonso Peña, ha destacado esta mañana en las Cortes, dos recomendaciones incluidas en el Informe sobre la Cuenta General de la Universidad de Zaragoza, ejercicio 2018, cuya puesta en marcha, a su juicio, no debería demorarse más: reforzar la Unidad de Control Interna de la institución académica, infradotada, en medios y personal, desde hace diez años, y realizar el seguimiento de los gastos con cargo a la financiación afectada a la investigación, para poder disponer de una información contable y presupuestaria de calidad y, en consecuencia, realizar una mejor gestión de los proyectos.

“La Universidad de Zaragoza ocupa una posición de liderazgo entre las universidades públicas en materia de contabilidad y gestión pública; parece un contrasentido que, formando profesionales en la excelencia contable, estos asuntos no estén bien resueltos en su gestión directa” ha afirmado Peña.

En la importancia de ambas recomendaciones han coincidido los portavoces de los grupos parlamentarios que, igualmente, se han mostrado críticos con la elevada tasa de temporalidad del personal docente e investigador puesta de manifiesto en el trabajo de auditoría de la Cámara. Al respecto, Alfonso Peña ha reconocido que el incremento de la temporalidad es muy preocupante entre el personal laboral docente e investigador, situándose a finales de 2018, en el 91% (2.595 personas).

El informe, que se ha presentado en la Ponencia de relaciones con la Cámara, refleja que en 2018 la Universidad de Zaragoza gastó 261 millones de euros e ingresó 269. La principal fuente de financiación fueron las transferencias del Gobierno de Aragón, por importe de 188 millones de euros, con un incremento del 5,5% respecto a 2017; a continuación, los ingresos por precios académicos, que ascendieron a 51 millones de euros, lo que representa el 13% del total de los ingresos del presupuesto. El capítulo de gastos más importante fue el de personal, con 205 millones de euros, el 78%, incluido el gasto del personal investigador.

La auditoría de la Cámara señala que la situación económica de la institución académica está saneada. No obstante esta opinión financiera favorable, el informe recoge incumplimientos e incorrecciones y realiza una serie de recomendaciones con el fin de que se corrijan, especialmente, en materia de personal, relacionadas con la temporalidad. Esta mañana en las Cortes, el presidente de la Cámara ha insistido en la necesidad de buscar una alternativa para consolidar de manera estable la plantilla y reducir la preocupante temporalidad.

Recursos documentales: