En relación con el PIB, la deuda de la Comunidad Autónoma se ha multiplicado por cuatro en la última década

El presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón, Alfonso Peña, ha señalado esta mañana en las Cortes que el Informe de fiscalización de las operaciones de endeudamiento de la Comunidad Autónoma 2010-2016, es una oportunidad que permite ver la evolución del endeudamiento en los últimos años, observar su comportamiento durante la crisis anterior y analizar la situación que vivimos actualmente causada por la pandemia del COVID-19.

Peña ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la Ponencia de relaciones con la Cámara de Cuentas en la que ha comparecido acompañado del consejero responsable del Informe, Luis Rufas.

Los datos actualizados a fecha 31 de diciembre de 2019, sitúan el endeudamiento de la Comunidad Autónoma en 8.315 millones de euros, equivalente al  21,7% del PIB de Aragón. Esta deuda representa 6.306 euros por habitante. En 2009, la deuda ascendía a 1.890 millones de euros, magnitud equivalente al 5,6% del PIB regional, habiéndose multiplicado por cuatro desde entonces. “Ésta era la situación antes de la crisis del COVID -19, superarla va a requerir seguir acudiendo al endeudamiento para financiar los presupuestos, de ahí la oportunidad de presentar este Informe que permite conocer su estado y evolución en la última década”, ha indicado Alfonso Peña.

En relación con el informe, su director, Luis Rufas, ha apuntado que a pesar de ser una auditoría de hace dos años “está de plena actualidad porque el marco legal, europeo y español, es el mismo”. Rufas ha aclarado cómo se debe entender  el concepto de deuda y textualmente  ha indicado que es “el valor de las obligaciones y préstamos que las administraciones públicas han de reembolsar a los acreedores en el momento de su reconocimiento sin los intereses devengados y de manera consolidada” es decir, en su conjunto.

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón también ha explicado cómo ha afectado la crisis sanitaria a los trabajos de la Institución. En este sentido, se ha referido a la suspensión de los plazos para preparar y presentar las cuentas generales, a la que se han podido acoger las administraciones, en concreto 125 entidades locales aragonesas y la propia Comunidad Autónoma, lo que ha incidido levemente en el ritmo de los trabajos de auditoría.

Igualmente, ha adelantado que la Cámara está analizando en profundidad la respuesta económica de las administraciones públicas para atender las necesidades impuestas por la crisis sanitaria, las medidas concretas y su coste, así como las reglas de gobernanza establecidas para desplegarlas con inmediatez. El objetivo de la Cámara es terminar este análisis entre los meses de setiembre y octubre y a continuación preparar las auditorías sobre la gestión de la crisis sanitaria en Aragón.

En otro orden de cosas, Alfonso Peña, ha informado que los empleados de la Cámara de Cuentas han podido desarrollar sin dificultad su trabajo a distancia a través de las herramientas técnicas necesarias.

Desde el 1 de junio, la Institución está abierta con servicios mínimos y las medidas de control sanitarias con el fin de garantizar la seguridad del personal. La  incorporación presencial total está prevista para el mes de septiembre.